viernes, 23 de abril de 2010

La Homosexualidad bajo el franquismo. Félix Tubío Pérez


1. ORÍGENES “CIENTÍFICOS” DE LA ACTUACIÓN CONTRA LA HOMOSEXUALIDAD
La represión homosexual comienza con gran fuerza a partir de la visión que de la homosexualidad se da desde finales del S. XIX, como una enfermedad: se concebía al homosexual como un pervertido, enfermos que debían ser tratados, con la finalidad de estudiarlos y ver la manera de curarlos.
-Eugenesia: disciplina desarrollada por el inglés Francis Galton (primo de Charles Darwin), segundo él en la evolución natural establecida por Darwin la propia supervivencia hacía que sobreviviesen los individuos más fuertes, los válidos, pero con el establecimiento de las sociedades y el desarrollo de las mismas, esto hizo que se eliminasen los mecanismos de competencia entre los individuos para sobrevivir y alimentarse, con lo cual los individuos más débiles y con “taras” sobreviven, transmitiendo sus defectos a sus descendencias (estos individuos con “taras” serían las prostitutas, alcohólicos, viciosos -homosexuales-).
Con esta visión de individuos con “taras” lo que se propugno por Europa fue la necesidad de tratar estas taras, se vio a los homosexuales como individuos que tenían un cierto comportamiento negativo, pero eso no los hacía malos, por lo cual lo que había que hacer era reconducirlos tratando y curando esa enfermedad (Freud: disociar la condena del acto, de la reprobación del sujeto; el comportamiento es lo malo, pero el individuo no tiene por qué serlo).
Ante esta visión aberrante y totalmente falsa, se llevó a cabo en los distintos países europeos el establecimiento de una legislación contra los homosexuales, junto con toda una serie de experimentos y tratamientos con la finalidad de curar la homosexualidad que, lo más que consiguieron fueron provocar degeneraciones físicas y psíquicas, junto con un gran número de muertes, en personas totalmente sanas.
►Alemania: durante el nazismo el Código Penal alemán persiguió las relaciones sexuales entre hombres calificándolas de actos contra natura, tal como se recogía en el tristemente artigo de este código: “El hombre que cometa actos impúdicos con otro hombre o permita que otro hombre abuse de él para cometer actos obscenos será castigado con la cárcel. Si uno de los involucrados tuviese menos de 21 años de edad al consumarse el delito y si el caso no tuviese agravantes, la Corte podría considerar el levantamiento de los cargos”.
Por estos “delitos” se daba una pena de seis meses y hasta diez años de cárcel, pudiéndose asimismo dar la suspensión de los derechos cívicos de los mismos.
-Experimentos: destaca en Alemania el médico danés Carl Vaernet que fue llamado por Hitler ante el conocimiento de sus estudios para la curación de los homosexuales a través de la implantación de hormonas. Carl Vaernet llevará a cabo sus aberraciones en el campo de concentración de Buchenwald, situado en los alrededores de Weimar. Vaernet implantaba cápsulas con hormonas sintéticas preparadas por él, con aires de masculinidad, las cuales se las implantaba a homosexuales practicando una escisión en el ano y también en la parte inferior del abdomen derecho, todo para invertir la sexualidad. Asimismo se llevó a cabo la práctica de la castración, muy típica para impedir que pudiesen mantener relaciones sexuales con otros hombres y así “cortar” la homosexualidad mediante el extermino de la enfermedad. Consecuencias: miles de muertes, secuelas físicas y psíquicas, 0 curaciones.
►Francia: Artigo 334 del Código Penal de 1942, donde se castigaban los actos contra natura o impúdicos homosexuales y lésbicos cuando se cometieran con menores de 21 anos.
►Inglaterra: se condena también la homosexualidad, dándose en la década de los años 50 del S.XX la condena de unos 2000 homosexuales por año.

2. LAS BASES DE LA HOMOFOBIA EN EL FRANQUISMO
La represión homosexual que se dio en el régimen franquista se vio apoyada por:
• Imposición de la moral católica conservadora como oficial: el ejército y la Iglesia fueron las bases del sustento del régimen franquista (Concordato del 27 de agosto de 1953 : la religión católica era la única para la nación española y el Estado estaba obligado a protegerla). El Estado franquista asumió así la moral católica y sus imperativos morales en lo relativo al matrimonio, la familia y a su concepción negativa y aberrante de la homosexualidad. Ley natural: se concibe el sexo para procrear y aumentar así el número de fieles, no se concibe el sexo entre iguales ni para el disfrute, está fuera de la ley divina.
• Los regímenes fascistas son misóginos y homófobos, en tanto en canto exaltan los valores masculinos y fomentan la agresividad y la fuerza de voluntad como atributos para superar los problemas: los varones adultos mandan y las mujeres y niños obedecen.
• Los estudios científicos llevados a cabo en España “corroborando” la homosexualidad como una enfermedad, tal como se establecía en el conocimiento médico internacional, llevando a cabo toda una serie de “estudios” con los homosexuales para observarlos y ver la manera de curarlos: Departamento Especial de Homosexuales (sección creada en el Hospital penitenciario de Madrid para la investigación “científica” sobre el comportamiento de los homosexuales).

3. INVERTIDOS, VIOLADORES, INFANTICIDAS, PERVERTIDOS: ENFERMOS.
Departamento Especial de Homosexuales (sección creada en el Hospital penitenciario de Madrid, dirigida por el psicólogo clínico Fernando Chamorro Gundin): creado para la investigación “científica” sobre el comportamiento de los homosexuales, llevó a cabo un estudio de un grupo de 200 “delincuentes” homosexuales, entre los meses de septiembre de 1967 y finales de diciembre de 1969. Aquí los internos se alojaban en celdas individuales. Se clasificaron a estos 200 hombres en unos tipos concretos:
- Homosexuales pasivos (30) y mixtos con predominio pasivo (69).
- Homosexuales activos (37) y mixtos con predominio activo (37).
- Homosexuales activos sin ningún predominio (27).
Se llevó a cabo su estudio a través de su observación, entrevistas con psicólogos, y se concluyó lo siguiente:
 Los homosexuales puros más bien constituían la excepción.
 La falta de educación era un factor determinante para caer en la delicuencia y la homosexualidad.
 Alta incidencia de consumo de drogas.
 La mayoría tenía un coeficiente intelectual inferior al tipo medio de los españoles, más acentuados en el grupo de homosexuales de predominio pasivo.
 Neurosis presente en case todos los casos.
 La reforma penitenciaria estaba dando resultados en cuanto al tratamiento de la homosexualidad penitenciaria, polo que se convenía una vigilancia extrema a los homosexuales en las prisiones.
 Reiteración de la necesidad del joven de contar con un referente masculino con el cual identificarse para no caer en la homosexualidad.
 La Ley de Vagos y Maleantes de 1933, reformada por la ley del 15 de julio de 1954, había sido aplicada al 47´5% de los sujetos de estudio.

Durante el franquismo, toda la legislación homófoga vendrá apoyada, además de desde la Iglesia con su moralidad católica de la “ley natural”, por las investigaciones médicas/psiquiátricas, que consideraban la homosexualidad como un “instinto sexual” y una perversión.
◘Gregorio Marañón (médico endocrinólogo). Los estados intersexuales en la especie humana (1929): la homosexualidad como una enfermedad la cual, como enfermedad, se puede curar, se trataba de un trastorno del instinto sexual. Segundo esto “el invertido es, pues, tan responsable de su anormalidad como pudiera serlo el diabético de su glucosuria”
Tratamiento: operaciones como injertos testiculares o la organoterapia (injerto de órganos o glándulas endocrinas de animales), ejercicios viriles (prácticas viriles para que el ambiente de virilidad los curase de su mal).
◘Valentín Pérez Argilés (catedrático de medicina). Lecciones de psiquiatría (1941), Discurso sobre homosexualidad (1959): la homosexualidad como una enfermedad mental la cual es contagiosa. “La esencia del peligro social del invertido radica en su contagiosidad”
Tratamiento: esterilización.
◘Antonio Vallejo Nájera (médico psiquiatra). Tratado de psiquiatría (1944), Lecciones de psiquiatría (1952): la homosexualidad como una enfermedad mental. Nájera situaba al homosexual más próximo a la figura del delincuente que del enfermo. “Adquieren estos postencefalíticos todas las características propias de las personalidades psicopáticas: holgazanería, importunidad, tendencias cleptómanas, agresividad, vagabundeo, etc. Lo característico es la habilidad cinética y la tendencia a la acción, en finalidad o con fines perversos” .
Tratamiento: esterilización.
◘Juan José López Ibor (Jefe del Servicio de Neuropsiquiatría del Hospital General de Madrid). Lecciones de psicología médica (1955), El Libro de la vida sexual (1980): la homosexualidad como una perversión sexual, una enfermedad. No hace referencia a que tipo de tratamiento requiere.
Todas estas falsas teorías y estudios sobre la homosexualidad funcionarán como fundamento, junto con las ideas morales católicas, de la legislación homófoba franquista.


4. LEGISLACIÓN FRANQUISTA DIRIGIDA A LA REPRESIÓN DE LA HOMOSEXUALIDAD

 Código Penal de 1944: en este no se hizo mención expresa a la homosexualidad, pero la homosexualidad se condenó dentro de los delitos de escándalo público, abusos deshonestos y contra la honestidad.
 Código de Justicia Militar del 17 de julio de 1945: en su apartado penal, en el Tratado II, artículo 352, tipificó los actos deshonestos cometidos por un militar con una persona del mismo sexo, estableciendo pena de cárcel militar de 6 meses y un día a 6 años de cárcel, apartándolo además del servicio.
 Ley de Vagos y Maleantes del 4 de agosto de 1933, reformada por la ley de julio de 1954, que modificó los artículos 2 y 6 de dicha Ley. Quedaba así la ley donde se condenaba la homosexualidad por ser actos que ofendían a la moral española e iba contra las buenas costumbres, intentándose así que estos actos no fuesen más allá. Se añadía también que se trataba de proteger y reformar, no de castigar, corrigiendo “a sujetos caídos al más bajo nivel de moral”. Moral y derecho siempre iban unidos durante la dictadura franquista.
 Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social del 4 de agosto de 1970: esta norma tuvo por objetivo la substitución de la Ley de Vagos y Maleantes, estando en vigor hasta finales de 1978.

4.1. LEY DE VAGOS Y MALEANTES
La Ley de Vagos y Maleantes fue creada durante la II República, el 4 de agosto de 1933, en la cual no se recogía literalmente la homosexualidad como delito, y se mantendrá a lo largo de la dictadura franquista remodelándose en el año 1954 y recogiendo ya la homosexualidad como delito en sí mismo.
Segundo los artículos de esta Ley creada en la II República, podrán ser declarados en estado peligroso, y ser sometidos a dicha ley los vagos, rufianes, proxenetas, ladrones, contrabandistas, extranjeros ilegales, etc; y será en el Apartado 10º del artículo 2º, y en los Apartados 1º y 3º del artículo 3º, donde se apoyará la represión de los homosexuales:
►Artículo 2º (Capítulo I), apartado 10º: “Los que observen conducta reveladora de inclinación al delito, manifestada: por el trato asiduo con delincuentes y maleantes; por la frecuentación de los lugares donde estos se reúnen habitualmente; por su concurrencia habitual a casas de juegos prohibidos, y por la comisión reiterada y frecuente de contravenciones penales”.

En la reforma de 1954, se recogerá por escrito a los homosexuales como individuos peligrosos. Así se establecía en el nuevo artículo 2º reformado:
»Podrán ser declaradas en estado peligroso y sometidos a las medidas de seguridad de la presente ley:
-Apartado segundo: “Los homosexuales, rufianes y proxenetas.”

►Artículo 3º (Capítulo I)
Apartado 1º: “Los reincidentes y reiterantes de toda clase de delitos en los que sea presumible la habitualidad criminal.”
Apartado 2º: “Los criminalmente responsables de un delito, cuando el Tribunal sentenciador haga declaración expresa sobre la perigosidade del Agente.”

Es decir, a partir de la Ley de Vagos, aquellas personas que ejerciesen con frecuencia algunas de las prácticas «asociales» descritas en el texto legal o reincidiesen en la ejecución de faltas o pequeños delitos podrán ser tildadas de «peligrosos» y, en consecuencia, sometidos a un proceso judicial para establecer las medidas a adoptar para defender a la sociedad. Los encargados de dictaminar qué individuos podían ser procesados o no fueron los jueces especiales de vagos y maleantes, los cuales valorando los antecedentes de los sospechosos y sus conductas sociales, emitían un dictamen.
Por lo tanto, a través de las consideraciones de los Tribunales, la homosexualidad se consideró un delito y fue condenada como tal, y las penas que se aplicaban eran:

a) Internado en un Establecimiento de trabajo o en un Establecimiento de custodia, a la elección del Tribunal.
b) Prohibición de residir en un determinado lugar o territorio.
c) Sumisión a la vigilancia de Delegados.

En la práctica, lo que se dio fue que la mayoría de los homosexuales condenados fueron ingresados en prisiones comunes, en módulos apartados para no “contaminar” al resto de los presos.

4.2. LEY DE PELIGROSIDAD Y REHABILITACIÓN SOCIAL
La Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social del 4 de agosto del 1970 tuvo por objetivo la reforma y “mejora” de la Ley de Vagos y Maleantes contra los homosexuales, estando en vigor hasta finales de 1978. Lo que se hizo fue una modificación del artículo 2º y 6º, atacando los actos homosexuales como peligrosos en una búsqueda de tratamiento de estos “individuos enfermos”, y estableciendo penas para los mismos.
►Artículo 2º (Capítulo I). Serán declarados en estado peligroso y se les aplicarán las correspondientes medidas de seguridad y rehabilitación:
-Apartado tercero: “A Los que realicen actos de homosexualidad”

►Artículo 6º (Capítulo III). De la aplicación de las medidas de seguridad:
-Apartado tercero: “A los que realicen actos de homosexualidad y a los que habitualmente ejerzan la prostitución se les impondrá, para su cumplimento sucesivo, las siguientes medidas: a) Internamiento en un establecimiento de reeducación; b) Prohibición de residir en el lugar o territorio que se designe, o de visitar ciertos lugares o establecimientos públicos, y sumisión a la vigilancia de los delegados.”

Como consecuencia de esta reforma por Orden do Ministerio de Justicia do 1 de xuño do 1971 se crearon los centros específicos que esta Ley demandaba, como fue el caso del Centro de Homosexuales de Huelva, encargado de reeducar a homosexuales peligrosos varones.

5. CONSECUENCIAS

a) Doble visión de los homosexuales:

-Individuos burlescos: “los travestidos”. La sociedad y el propio cuerpo judicial los considera retrasados mentales, con escaso peligro público, cuya característica es el gusto de vestirse como una mujer, que lavan, cosen, etc.
Esta visión del homosexual se extenderá como elemento de burla, dándose así toda una serie de muestras públicas aceptadas por el régimen, como el caso de algunas películas como fueron: No desearás al vecino del quinto (Director: Ramón Fernández, Productor: José Frade; 1970), Aunque la hormona se vista de seda (Director: Vicente Escrivá, Productora: Aspa Produciones Cinematográficas; 1971).
A estos se les aplicaron en menor medida las leyes franquistas, pues eran más aceptados por la sociedad. Aún así, sufrieron encarcelamientos, destierro de sus pueblos, etc .

-Individuos peligrosos: “pederastas pasivos”, “pervertidos”, “invertidos”. Los que van en contra de la ley natural, del sexo entre hombre y mujer destinado a la reproducción, por lo tanto individuos que hacen del goce del sexo una perversión entre dos personas del mismo sexo, arrastrando con sus prácticas a los jóvenes, convirtiéndolos en homosexuales como ellos. Asimismo se los considera violentos, oscuros, antisociales, delincuentes, etc. Contra estos serán contra los que se apliquen fuertemente las leyes franquistas, con internamientos en cárceles especializadas en la búsqueda de su “curación”, y también en cárceles normales.

b) Grandes secuelas físicas y psicológicas:

Los homosexuales en las prisiones fueron sometidos a golpes, recluidos en celdas individuales, sometidos a vejaciones, etc, etc, junto con terapias de electrochoques para que “volviesen a la normalidad y les gustasen las mulleres”, implantación de hormonas artificiales o animales varoniles, castraciones para evitar que se “extendiera” la homosexualidad y poder erradicarla…

Asimismo muchos fueron víctimas de golpes, insultos y burlas públicas en la calle por parte de la Guarda Civil por ser “maricas”. Un ejemplo de esto es el caso de un pueblo de Sevilla -La Puebla de Cazalla-, donde los municipales eran muy dados a hacer redadas en fechas festivas, pelarlos al “rape” y pasearlos por las calles para que fuesen insultados por los niños. Muchas veces los tenían encarcelados en el cuartelillo en unas dependencias con ventanas, de manera que cualquiera podía pasar e insultarlos.

Todo esto llevará a que unas personas totalmente sanas, normales, en manos del franquismo acaben, muchos de ellos, enfermos, con secuelas físicas debido a los violentos y absurdos tratamientos que se les injerían, y secuelas psicológicas debido a toda la presión social que soportaban y que no hacían más que decirles que su orientación sexual era antinatural, que eran seres pervertidos, enfermos, etc; lo cual hizo que en muchos casos se acabasen odiando a ellos mismos, no aceptándose.

6. HOMOSEXUALIDAD=NORMALIDAD, NATURALIDAD

►España
La homosexualidad dejará de condenarse a partir de la Constitución de 1978, cuando en su artículo 14º establece:
“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, sexo, religión, opinión o cualquiera otra condición o circunstancia personal o social”
Pero no será hasta el año 1995 cuando se lleve a cabo la reforma del Código Penal y la homosexualidad se elimine como delito.
Será en el 2005, con la aprobación del matrimonio homosexual (Ley 13/2005, del 1 de julio, pola que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio), cuando los derechos de los homosexuales se vean reconocidos por la sociedad. Un gran paso aunque aún queda mucho por caminar.
►Comunidad Internacional
A nivel internacional, la homosexualidad empezará a dejar de verse como una enfermedad en los años 70 del S.XX. Así, en 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) eliminó la homosexualidad del “Manual de Diagnóstico de Trastornos Mentales” (DSM), condenando así toda la legislación en contra dos homosexuales.
Finalmente, en 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales.

5 comentarios:

  1. olé, tu si que vales para historiar con ganas!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda un muy interesante documento, mil gracias Leopold. Varios e importantes detalles de toda esta historia de homofobia no los conocía. En México apenas se está haciendo una investigación sobre las consideraciones legales para repreimir la homosexualidad, aunque por partir del Código Penal los códigos penales del México del siglo XIX, pocas veces se habla de delito, aunque han existido numerosos reglamentos para la persecución policiaca... y aún se dan casos en provincia.

    ResponderEliminar
  3. El conocer, sacar a la luz otras realidades históricas que han permanecido ocultas, dejadas de lado, es lo que da sentido al trabajo histórico. Y la historia homosexual, de sus vicisitudes y represión en España es un hecho de gran calado pero que no ha sido mostrado con fuerza por la polémica social y la moralidad establecida. Es necesario despejar la historia de prejuicios, de valores morales. Un saludo y gracias por gustar de este blog.

    ResponderEliminar
  4. Una de las mejores novelas de amor homosexual en el franquismo es 'El Marica' de Carmelo di Fazio, donde un "cura" gay hace lo posible para vengarse del asesino de su pareja, un capitán del ejército de Franco, que a su vez es un homosexual reprimido que abusa sexualmente de sus víctimas.

    Es una genial lectura con un final inesperado y completamente impactante! Os la recomiendo!

    http://elmarica.com/medios/

    ResponderEliminar
  5. http://rayaperez.blogspot.com.es/search?q=todos+somos+gays

    ResponderEliminar